Bueno, que puedo decir de Cecilia y Blas. Ella es una gran amiga desde que recuerdo, y el me ha rondado desde hace mucho, por amigos comunes y porque es un pueblo y todos nos conocemos, pero hasta que no estuvieron juntos y las uniones de la vida… no se convirtió en uno de las mejores personas que he conocido. Ya lo era desde siempre, pero yo no lo sabía. Así, que ni me voy a molestar en decir las palabras bonitas que todos esperan en una entrada como esta, porque ellos ya saben lo que son para mi, y el orgullo que fue hacer su boda en mi pueblo: Aracena, rodeado de tanta gente conocida y querida.  A continuación os dejamos las fotografías de la pre-boda en la Sierra de Aracena en una tarde mágica y para recordad.