Y porfín llegó el momento. Natalia y Salva se casaron, era un maravilloso día y estaban rodeados de personas cercanas y con todo el cariño de una familia que los acompañó durante todo el día. Son una pareja totalmente espectacular, compenetrados, maravillosos y absolutamente cercanos. Así es fácil hacer fotografías. Nos lo pasamos muy bien y nos trataron como señores. Disfrutamos muchísimo del entorno, y eso se nota en las fotografías, que están hechas con mimo y cariño. Aquí os dejamos algunas de las fotografías del evento. Espero que os gusten.