Esta es una de las bodas que quería subir hace tiempo pero por motivos laborales y circustancias de la vida ha tardado más de lo esperado en ver la luz. Encarni y Fernando son amigos de mi hermana, y por extensión ahora son amigos nuestros también, y lo son porque desde el minuto uno que cerramos la boda comiendo patatas y cervezas vimos que son una pareja con la que conectábamos a la primera. Con ellos todo se hace fácil, se resuelve rápido y nos entendímos a la perfección. Son únicos, les gustan las caravanas, viajar y son unas personas maravillosas. Su boda fue una de las que recordaré por los momentos tan únicos que presenciamos. La Hacienda la Caridad, preciosa como siempre, las fotos delante del dragón de Alcalá de Guadáira, increíbles y con una fina lluvia que quedó genial en las fotografías. Y que decir de la fiesta.. Fernando y Encarni la llevan en la sangre.  Esperamos que os gusten las fotografías de una pareja a la que le deseamos lo mejor y esperamos ver pronto.